Actualidad

[editar plantilla]

Nuevo proyecto de autoempleo: Zapatería infantil JUIMA en Valencia [editar]

24 de Noviembre de 2008

COMPARTIR

Mª Carmen y Juan Francisco, usuarios del programa Acceder en Valencia, son una pareja a la que le gustan los niños, que siempre han deseado tener su propio negocio y que, recientemente, con el apoyo del programa de Fomento y Difusión del Autoempleo de la Fundación Secretariado Gitano, han decidido por fin emprender la apertura de una zapatería infantil. Juan Francisco ha trabajado desde que tenía 15 años por cuenta ajena y, llegado este momento, piensa que ya es hora de emprender, junto con su novia, un proyecto por cuenta propia. Ha tenido tantos trabajos que sabe lo duro que va a ser, pero piensa, al igual que Mª Carmen, que merece la pena el esfuerzo: “Sabíamos que es difícil abrir un negocio en época de crisis, pero vimos un alquiler muy barato cerca de nuestra casa y decidimos arriesgar e ir a por todas ya que lo deseamos con todas nuestras fuerzas”.

JUIMA es un comercio con zapatos desde primera puesta hasta aproximadamente 12-13 años, que ofrece también diversos complementos, como gafas, capas de baño o ropa, todo destinado a los más pequeños. Quiere llenar un hueco en la zona de Valencia donde está enclavada y diferenciarse de las existentes con una buena relación calidad/precio y una buena selección de proveedores que marque una línea propia de estilo.

Sabemos que el nombre (apócope de Juan y Maica) no es muy imaginativo y nada pretencioso,  pero es nuestro, estamos los dos en él y nos hace muchísima  ilusión. Pensamos que es un negocio que va a más, ya que los niños no dejan de crecer y necesitan calzado, y que hay un hueco de mercado en la zona donde se va a radicar. Además de buen género vamos a intentar asumir algunos de los compromisos de los grandes almacenes (devoluciones inmediatas, pedidos rápidos, etc)”, nos comenta Maica.

Durante este primer año los objetivos son amortizar parte de las deudas y fidelizar un cierto número de clientes, para poco a poco estabilizar el comercio en el mercado del calzado infantil. Asimismo, Juan piensa seguir trabajando a media jornada y así tener un ingreso extra (por si algo saliera mal) y Maica estará las ocho horas -o lo que haga falta- en la tienda, además de proseguir impartiendo clases en el gimnasio, porque además es monitora de gimnasia.

Galería de Fotos

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL DE ACTUALIDAD