Actualidad

[editar plantilla]

La Comisión Europea inicia un proceso de infracción contra Hungría por discriminar y segregar al alumnado gitano en las escuelas [editar]

Se trata del tercero tras los casos de Eslovaquia y República Checa

27 de Mayo de 2016
FSG

COMPARTIR

El pasado 26 de mayo la Comisión Europea abrió expediente contra el gobierno húngaro de Viktor Orbán por vulnerar el derecho a la educación de los niños y niñas gitanas, denegando su acceso a una educación de calidad y segregando al alumnado gitano a escuelas o clases especiales.

La Comisión exige al gobierno húngaro poner fin a esta discriminación sistemática que relega a casi un 45% de los niños y niñas gitanas a colegios para menores con discapacidad mental. Esta presencia tan desproporcionada, que demuestra una segregación persistente en el sistema educativo húngaro, ha sido documentada y denunciada en reiteradas ocasiones por organizaciones de defensa de los derechos humanos como ERRC y AI.

A pesar de sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, de tribunales nacionales y de denuncias del Organismo de Igualdad, el gobierno húngaro no ha tomado medidas para combatir la discriminación racial en las escuelas y promover una educación inclusiva, sino más bien al contrario, apoya las medidas y políticas que mantienen la discriminación racial en el sistema educativo húngaro.

Con el inicio de este procedimiento de infracción, la Comisión Europea exige al gobierno húngaro de Victor Orbán dar respuesta inmediata a esta demanda en el plazo de dos meses, poniendo en marcha medidas que garanticen la adaptación de su legislación nacional a la directiva comunitaria sobre igualdad de trato. En el caso de que el gobierno húngaro no lo haga de manera satisfactoria o en plazo, la Comisión tiene la capacidad de llevar a Hungría ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que podría imponer al país una severa sanción económica.

El procedimiento de infracción que ha iniciado la Comisión contra Hungría es un mecanismo a disposición de la Comisión para asegurar que la legislación y prácticas nacionales de los Estados Miembros están en línea y cumplen con la legislación europea. Desde 2014 se ha utilizado en dos ocasiones en casos relacionados con el incumplimiento de la legislación antidiscriminación para abordar los problemas de segregación escolar de niños y niñas gitanas en la República Checa y Eslovaquia.

Desde la Fundación Secretariado Gitano valoramos muy positivamente que la Comisión Europea exija a los Estados Miembros la aplicación efectiva de la legislación europea en materia de lucha contra la discriminación y que utilice los mecanismos a su alcance para su cumplimiento. Pero para que sea realmente ejemplarizante el proceso, debe dar una respuesta rápida y contundente en los procesos ya iniciados contra la República Checa y Eslovaquia por el mismo motivo. La paralización o el retraso en la toma de estas decisiones generan una sensación de impunidad que no favorece el necesario compromiso de las instituciones de la Unión Europea y los Estados miembros con la legislación europea, que debe velar por que los niños y niñas gitanas ejerzan su derecho a una educación de calidad, en igualdad de condiciones con el resto de la ciudadanía y en línea con las obligaciones y estándares internacionales de derechos humanos.

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL DE ACTUALIDAD